BREAKING NEWS
#Noticiales


We Will Rock You

Por: febrero 7, 2014 Sin comentarios

México, D.F.- “Que comience la leyenda”, fue el saludo de Buddy (Ryan Knowles), en el Auditorio Nacional, para dar inicio al primer acto del máximo musical del West End, “We Will Rock You”, que invitó a México a regresar a la vida real, al amor verdadero y a disfrutar del rock, mientras se escuchaba como primer número “Innuendo”.

 

Con elementos en el diálogo que hicieron referencias a elementos nacionales como al reality show “La Academia” o la tienda departamental Suburbia, el argot “chido” o la frase, pronunciada en español: “Lo quieren todo y lo quieren ya, quieren su Rapsodia Bohemia”, uno a uno se sucedieron números musicales que contaban la historia de Galileo Figaro (Brian Justin Crum), quien quería ser libre, por lo que justamente entonó “I Want to Break Free”.

 

En el iPlanet, en una época futura, también una chica, a la que más tarde se le da el nombre de Scaramouche (Ruby Lewis), comparte el interés por hacer música que nace de su mente y no dejarse arrastrar por lo prefabricado. En su búsqueda por alguien a quien amar, la acompañó casualmente el corte “Somebody to Love”.

 

Pero esos sentimientos eran despreciados por la Reina de Globalsoft, sencillamente una “Killer Queen” (con canción alusiva), quien sometía a los habitantes a sus oscuros deseos de no permitir nunca más el rock, pero siempre temerosa de una profecía, en la cual un héroe encontraría la Rapsodia que dejaría en libertad a los oprimidos.

 

En un hospital, Galileo y Scaramouche, los dos bohemios protagonistas, se conocen e inician una épica aventura, aunque siempre “Under Pressure” por saber que sus enemigos eran poderosos y querían convertirlos en basura. Esos malos se amparaban en su idea de pensar que eran los elegidos poseedores, según entonaron, de “A Kind of Magic”.

 

A lo largo de un viaje que se antojaba sin final, varios se unieron a la misión de los dos jóvenes por despertar a la música y vencer a sus antagonistas. Los nuevos acompañantes tenían una apremiante necesidad: vibras positivas para su cibernético mundo, y clamaban esa urgencia al ritmo de “I Want it All”.

 

Scaramouche y Galileo, en su recorrido, establecieron una amistad sincera, y luego entablaron esa misma relación con otros bohemios, con quienes marcharon a las ruinas de Las Vegas para dar vida una vez más al rock. Tras entonar “Headlong”, hicieron una parda en su guarida, el Hard Rock Cafe.

 

La “banda”, todos con nombres de los ídolos caídos del rock y algunos del pop actual, conoció a Galileo, el anhelado Soñador, aquel que cumpliría la profecía.

 

Tras superar sus diferencias con el elegido, al confundirlo con Justin Bieber o Miley Cyrus, le narraron la historia de aquellos quienes con su música cambiaron el curso de la música: Elvis, Cobain, Hendrix, Whitney, Michael, Paul y Amy Winehouse, entre otros, fueron recordados al compás de “No-One But You (Only the Good Die Young)”, y el aplauso de un público que se mantuvo expectante ante la selección de temas que daban forma a la peculiar historia.

 

Pronto los bohemios descubrieron que revivir al rock estaba íntimamente relacionado con una “Crazy Little Thing Called Love”, por lo que se permitieron experimentar ese amor al ritmo de su música. No obstante, fueron capturados antes de cumplir su tarea, a excepción de Galileo y Scaramouche, quienes continuaron con la travesía.

 

Tras un breve intermedio, la tortura llegó para los bohemios capturados, quienes fueron sometidos con la cadencia de “Seven Seas of Rhye”.

 

En un Hard Rock Cafe destrozado, los dos protagonistas descubrieron que se amaban y sellaron sus sentimientos con un beso, pero el romance duró hasta el amanecer, cuando la pareja decidió mantener su relación estrictamente profesional, tras una ardua palea.

 

Tranquila en su palacio, la Reina Asesina recibió la noticia de que el Soñador y su novia escaparon, por lo que aseguró a su colaborador Khashoggi que sería “Another One Bites the Dust”.

 

En tanto, los amantes continuaban su batalla, llenando sus voces con “Hammer to Fall”; los bohemios ya liberados por la policía lamentaban que “These Are the Days of Our Lives”, unos días de una vida que todavía guardaba esperanza de que el Soñador recuperará sus almas perdidas.

 

Entonces, la profecía comenzó a tomar forma, una estatua de Freddy Mercury señaló el camino, Memphis, Tennessee, era el lugar y en una motocicleta, tres bohemios fueron a buscar el “hacha” que los liberaría.

 

En Graceland les fue revelado que una vez más para revivir al rock, el amor era la fórmula y Galileo, Buddy y Scaramouche, desde el corazón, rockearon y a ellos se unieron todos con la consigna “We Will Rock You”.

 

Una guitarra apareció entre las rocas para convencer a todos que “We Are the Champions”, porque lograron derrotar a la Reina Asesina y llevaron el rock a todos los rincones del iPlanet, apoyados por miles de voces que hicieron las veces de un coro monumental que impregnó la noche con libertadores riffs de la prometida “Bohemian Rhapsody”.

 

Un popurrí con el mejor del legado de Queen cerró con broche de oro una velada en la que una compañía de actores puso al Coloso de Reforma a rockear.

 

Con información de agencias.

 

Relacionados

El mundo enfrenta incertidumbre pero México sigue creciendo

Pese a volatilidad financiera y a los escenarios de incertidumbre mundial, México sigue creciendo, generando empleos e incrementando su infraestructura, porque quienes deciden invertir y “jugársela” con México lo hacen porque hay ...