BREAKING NEWS
#Noticiales


Postura de la Iglesia Católica frente a la tecnología

Por: febrero 23, 2013 Sin comentarios

La Iglesia Católica ante el debate tecnológico y su alcances, Foto: cortesía

El paso del tiempo nos ha enseñado que las razas como las comunidades tienen la responsabilidad y necesidad de evolucionar y adaptarse, muchas de las antiguas civilizaciones se han convertido en potencia debido a esa capacidad evolutiva y eficiencia adaptable, sin embargo las ideologías han sufrido pocos cambios en la actualidad y algunos de esos cambios se han dado más por provocación que por convicción.

Ejemplo de ello es la Iglesia católica, la cual durante la historia ha estado ligada a las diferentes etapas de la misma y en algunos casos ha sido angular en ella. Tanto su ideología como su forma de digerir, aceptar y admitir los cambios sociales del mundo no han sido del todo lógicas o coherentes. La Iglesia ha sido muchas veces tachada de intolerante ante eventos sociales que sus dogmas marcan como faltas a sus estatutos morales.

Si bien hablar de religión siempre genera una querella y es difícil concernir un acuerdo, también es importante entender las diferentes posturas de la misma. Hoy en día y gracias a la globalización en que se vive, el catolicismo enfrenta un nuevo debate acerca de uno de los cambios más importantes a nivel social, económico y político; la comunicación y los avances tecnológicos para el cristianismo no han sido las mejores armas con las que puedan contar, si bien es cierto que la evolución nos ha traído hasta un aquí y que el Internet es una herramienta cotidiana, también es cierto que para la iglesia es un arma de dos filos, por un lado la sociedad no deja de hacerse preguntas acerca de la realidad católica y de sus orígenes; el flujo de buena o mala información, así como la facilidad de acceso a ella, han hecho que estas dudas crezcan y que la idea que se tiene de una religión real basada en la fe, sea cuestionada y muchas veces señalada como inexistente; por otra parte la difusión de su evangelio va mas allá de lo que se pueda escribir en libros o se pueda ver o escuchar en algún medio comunicativo, el poder del Internet va mas allá de eso, actualmente la televisión y la radio han sido desplazadas por las computadoras y la red, un individuo promedio pasa más tiempo en la web que viendo televisión o escuchando radio, lo cual indica que el medio de comunicación más poderoso hoy por hoy es el proporcionado por las redes sociales, así como los contenidos del cyber espacio.

Ante esto no hay que olvidar que la Iglesia en épocas pasadas, ante la llegada de nuevos modelos de comunicación, como la imprenta, la radio y la televisión se mantenía al margen, y observadora de las nuevas tecnologías criticaba las fallas de estas y ponía especial atención en sus contenidos, los cuales para ellos hacían daño a la sociedad e incitaban al pecado. Irónicamente la imprenta el primer libro que estampó fue La Biblia.

Si hubo quienes en lugar de predicar el poder destructivo de los medios, iniciaron un especia de evolución eclesiástica aprendido de ellos y utilizandolos como un vehículo hacia un cambio.

El internet avanza a pasos agigantados y de manera casi imparable, es por eso que el medio de comunicación más poderoso conocido por el hombre se ha convertido en el “pan nuestro de cada día” y si hablamos de una postura tecnológica y de comunicación por parte de la iglesia, podría parecer claro que ya no puede seguir actuando como la misma dogmática y ortodoxa, pues a la sociedad a la que va dirigida ya no responde a las mismas necesidades. Hoy en día hay nuevos fenómenos sociales; nuevas relaciones; nuevas formas de relacionarse con “el prójimo” es por ello que la iglesia sí quiere seguir “vigente” tiene que renovarse o morir.

El vaticano ya hace uso de estas tecnologías, pues así amplían cómo herramienta el número de audiencia. Benedicto XVI asombró al mundo creando una cuenta de twiter la cual parece claro que él no manejaba; pues cómo todo marketing e intereses económicos habrá una empresa detrás de los tuits enviados.

El evangelismo católico puede y debe hacer uso de estos medios pero sin perder su objetivo, pues caerían en el error de convertirse en un medio de chismes o rumores.

Para la Iglesia los adelantos tecnológicos son vistos como: “maravillosos inventos de la técnica” y su posición ante ello es, “una actitud de pura restricción o de censura por parte de la Iglesia (…) ni es suficiente ni apropiada”.

Esto si citamos la carta encíclica Miranda prorsus del Papa Pío XII, de 1957, la instrucción pastoral sobre los Medios de Comunicación Social Communio et progressio, publicada en 1971, indica que: “La Iglesia los ve como ‘dones de Dios’, ya que, según designio de la divina Providencia, unen fraternalmente a los hombres para que colaboren así con su voluntad salvífica”. Y ésta sigue siendo la opinión que se tiene en el Vaticano de la Internet.

“aunque hay que distinguir cuidadosamente el progreso terreno del crecimiento del Reino de Cristo, sin embargo, el primero, en la medida en que puede contribuir a ordenar mejor la sociedad humana, interesa mucho al Reino de Dios” dicta el Concilio Vaticano II, “contribuyen eficazmente a descansar y cultivar el espíritu y a propagar y fortalecer el reino de Dios”.

El Papa Juan Pablo II definió los medios de comunicación como, “el primer areópago de la edad moderna”, y declaró que “no basta usarlos para difundir el mensaje cristiano y el Magisterio auténtico de la Iglesia, sino que conviene integrar el mensaje mismo en esta ‘nueva cultura’ creada por la comunicación moderna”.

Con esto entendemos que la incursión eclesiástica en la tecnología, así como en los medios, es una forma de evolución de los dogmas de la Iglesia y que con el uso de ellos pueden estar buscando recuperar el terreno perdido durante décadas.

“Den gracias e invoquen al Señor, cuenten a las naciones las cosas que ha hecho, recuérdenles que él está por encima de todo” (Isaías 12.4 Dhh).

Y ahora al parecer el catolicismo se cuenta y se predica vía Internet.

Relacionados

El mundo enfrenta incertidumbre pero México sigue creciendo

Pese a volatilidad financiera y a los escenarios de incertidumbre mundial, México sigue creciendo, generando empleos e incrementando su infraestructura, porque quienes deciden invertir y “jugársela” con México lo hacen porque hay ...