BREAKING NEWS
#Noticiales


Murió Víctor Carranza polémico “empresario’” de las esmeraldas

Por: abril 4, 2013 Sin comentarios

Foto: cortesía.

México, D.F.- Un cáncer terminal acabó con la vida de Víctor Carranza, “el zar de las esmeraldas”. Uno de los hombres más polémicos que cargó por años con el lastre de ser señalado como cofundador del paramilitarismo, narcotraficante y presunto autor de crímenes de la humanidad.

El esmeraldero padecía de cáncer de próstata y cáncer de pulmón, que no fueron detectados a tiempo, por lo que el tratamiento que recibió en los últimos meses no logró evitar su pronto deceso.

A principios de este año fue internado en la Clínica Santa Fe en la ciudad de Bogotá, donde falleció a los 78 años, sin responder por ninguno de los delitos de los que se le imputó.

Nacido el 8 de octubre de 1935 en Guateque (Boyacá), desde su juventud Carranza ha estado asociado con la historia de la explotación esmeraldífera en el occidente del departamento. Según los especializados en el tema, su nombre apareció por primera vez hacia 1961 como uno de los beneficiarios de la mina de Peñas Blancas, ubicada entre los municipios de Muzo y Quípama. Para la época, esta región de país ya comenzaba a ser el epicentro de una confrontación armada entre bandas delincuenciales.

En julio de 1973, el gobierno de Misael Pastrana Borrero optó por cerrar las minas y abrir una licitación pública para su explotación legal. Tres empresas fueron beneficiarias de la concesión: Esmeracol, a la cual le correspondieron las minas de Coscuez; Coexminas, que se hizo cargo de las vetas de Peñas Blancas, y Tecminas, que se hizo cargo de la explotación en el sector de Quípama. En esta última empresa sumaron sus intereses los nuevos zares del negocio y sobrevivientes de la primera guerra: Gilberto Molina Moreno y Víctor Carranza Niño.

La segunda guerra verde arrancó hacia 1985, y para finales de la década ya había dejado centenares de víctimas. El peor momento se desató a comienzos de 1989, cuando hombres de Rodríguez Gacha, más conocido como “El Mejicano”, asesinaron a Gilberto Molina y más de 20 de sus guardaespaldas, en una masacre perpetrada en Sasaima (Cundinamarca). A partir de ese momento quedó claro que si uno de los contendientes era “El Mejicano”, el otro era, ni más ni menos, que el ya conocido zar de las esmeraldas, Víctor Carranza Niño.

La guerra llegó hasta Bogotá y durante sucesivas semanas de 1989, los principales bienes y algunos familiares de Carranza fueron punto clave de los ataques terroristas de “El Mejicano”. La sede de Tecminas fue atacada con explosivos. La misma suerte corrió su empresa Ganaderías Nare. Un sobrino y el contador de algunos de sus negocios cayeron en la arremetida de Rodríguez Gacha. El zar de las esmeraldas sobrevivió, pero empezaron sus dilemas con el poder judicial, en especial en el Meta.

A finales de diciembre de 1997, esta vez a petición de un fiscal de Barranquilla, por tercera vez Víctor Carranza fue cobijado con una orden de captura, esta vez por el presunto delito de conformación de grupos de justicia privada en el Cesar.

El 24 de febrero de 1998 fue detenido al nororiente de Bogotá y permaneció privado de la libertad hasta diciembre de 2001. Catorce meses después, un juzgado lo absolvió de todo cargo, medida que fue respaldada por el Tribunal de Bogotá en marzo de 2004.

En julio de 2009 y marzo de 2010 se salvó de dos atentados de película que le hicieron en carreteras del Meta, en los que atacaron los vehículos con fusiles, granadas y rockets. Los ataques habría sido dirigidos por Pedro Rincón, “Orejas”, otro reconocido esmeraldero y por el extinto narcotraficante Pedro Oliverio Guerrero, alias ‘Cuchillo’.

Los ex jefes paramilitares Daniel Rendón Herrera, alias “Don Mario”; Élkin Casarrubia, alias “el Cura”; Dúmar Guerrero, alias “Carecuchillo”; Manuel Pirabán, alias “Jorge Pirata” y Edward Cobos Tellez, alias “Diego Vecino” también declararon en su contra.

Con información de agencias.

Relacionados

El mundo enfrenta incertidumbre pero México sigue creciendo

Pese a volatilidad financiera y a los escenarios de incertidumbre mundial, México sigue creciendo, generando empleos e incrementando su infraestructura, porque quienes deciden invertir y “jugársela” con México lo hacen porque hay ...