BREAKING NEWS
#Noticiales


#JuanRulfo sigue vigente a 30 años de su muerte

Por: Enero 7, 2016 Sin comentarios

México, D.F.- Rulfo se trasladó con su familia, en 1919, a la comunidad de San Gabriel, también en Jalisco, lugar donde recibió su formación primaria. En 1924 murió su padre. Apenas tenía 8 años cuando empezó la revolución cristera (1926). Al año siguiente, Rulfo y dos hermanos se fueron a Guadalajara para terminar sus estudios.

En 1930 murió su madre y junto a sus hermanos quedó bajo la custodia de su abuela materna. Ese año pasó a vivir como interno en un orfanato, atendido por la orden de las monjas josefinas francesas. Esta fue la etapa dura en la vida de Rulfo. “Este es más como un reformatorio que un orfanato”, explica el investigador paraguayo Hugo Rodríguez Alcalá en su libro El arte de Juan Rulfo.

Más adelante se trasladó a México, donde vivió al cuidado de su tío, un militar del Estado Mayor. Finalmente, en 1934, no le revalidan sus estudios de Preparatoria y asiste como oyente al Colegio San Ildefonso.

En 1935 ingresa a trabajar como agente de inmigración en la secretaría de Gobernación del Estado. Este trabajo es el que le da el empuje para la creación literaria.

“Los temas generales de que tratan los cuentos de Rulfo son los establecidos por su vida personal. La trágica vida del campesino mexicano preocupa a Rulfo y le provee la temática de toda su obra”, explica la investigadora canadiense Miriam Adelstein, en su trabajo La vida y obra de Juan Rulfo.

En 1942 llega a ser miembro del Consejo de Colaboración de la revista América, dirigida por Marco Antonio Millán. Tres años después (1945), la revista publicó su cuento La vida no es muy seria en sus cosas, y la revista Pan de Guadalajara publicó Nos han dado la tierra. El siguiente año (1946), en junio, América también publicó Macario.

En 1953, el Fondo de Cultura Económica publicó su libro de cuentos El llano en llamas. En 1955 aparece su novela Pedro Páramo. En su momento, el escritor Jorge Luis Borges dijo de este relato: “Es una de las mejores novelas de las literaturas de lengua hispánica, y aun de toda la literatura”.

Este es un relato lleno de misterios y fantasmas que habitan y conviven en la localidad de Comala. Muchos estudiosos coinciden en que este sitio es la combinación de las tierras hostiles y abandonadas de la república mexicana, en una labor que ha sido calificada como etnográfica.

La vida académica del escritor culminó con su trabajo en el Instituto Nacional Indigenista de México, donde se encargó de la edición de una de las colecciones más importantes de antropología contemporánea y antigua de México.

Rulfo escribió también guiones cinematográficos como Paloma herida (1963) y otra excelente novela corta, El gallo de oro (1963). En 1970 recibió el Premio Nacional de Literatura de México, y en 1983, el Príncipe de Asturias de la Letras.

Falleció en Ciudad de México, el 7 de enero de 1986.

Así es como lo recuerdan en las redes sociales

Relacionados