BREAKING NEWS
#Noticiales


Edema macular, un golpe para #Diabéticos

Por: noviembre 20, 2015 Sin comentarios

México, D.F.-  La diabetes es una enfermedad que afecta actualmente a 347 millones de personas en todo el mundo, y se prevé que este número aumente 50 por ciento en los próximos diez años, convirtiéndose para 2030 la séptima causa mundial de muerte, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta situación elevará el número de personas con riesgo o presencia de enfermedades de la vista, como el edema macular diabético (EMD) que pueden llevar a la ceguera.

Del total de pacientes con diabetes, una tercera parte desarrollará algún grado de daño ocular relacionado con la enfermedad. Mientras que 74 por ciento de quienes vivan con la enfermedad 10 años o más desarrollarán el 50% de que evolucione a EMD.

El EMD es una derivación de la retinopatía diabética, ya que ésta daña los vasos sanguíneos del ojo y permite que cierta cantidad de líquido se filtre por debajo de la retina, provocando que la mácula –la parte del ojo que provee una visión central clara– se inflame, nublando la visión de manera gradual e incluso es factor clave para desarrollar ceguera irreversible en un lapso menor de cinco años. Se estima que el 20 por ciento de la población con diabetes es afectado por el EMD, teniendo mayor prevalencia en pacientes con diabetes tipo dos.

La falta de un tratamiento adecuado para el EMD, puede repercutir severamente en la calidad de vida al ser un padecimiento altamente discapacitante pudiendo provocar ceguera total, así como problemas de ansiedad y baja autoestima al influir en el desempeño laboral y entorno social del paciente.

La detección del EMD se logra mediante un detallado examen visual que incluye: una prueba de agudeza visual; examen con dilatación de las pupilas y una tonometría –donde se utiliza un instrumento para medir la presión del ojo–. En este examen el especialista examinará la retina para detectar señales del padecimiento, por ejemplo, si los vasos sanguíneos del ojo tienen fuga de líquido y sangre y si existe inflamación de la retina.

Para evitar esta y otras problemáticas oculares, es indispensable que el paciente diagnosticado con diabetes acuda anualmente con un oftalmólogo desde que  le es diagnosticada la enfermedad, a fin de contar con un tratamiento adecuado que le permita evitar cualquier riesgo de pérdida irreversible de la visión.

Relacionados

Estrés infantil (Segunda parte)

Todas las facetas que conforman el estrés en el mundo del niño son complejas y deben analizarse y tratarse adecuadamente. ...